Artículo: La chica del bar

Escrito el 17-07-2017 por Paco_Gisbert sin comentarios

Después de estudiar informática y arte dramático en su Filadelfia natal, Tianna Reilly llegó a la conclusión de que, para encontrar un trabajo bien remunerado, era necesario tener mucha experiencia y trabajar más de lo que ella deseaba a su edad…

taija3

En su mentalidad, lo lógico antes de aceptar un trabajo normal de nueve de la mañana a cinco de la tarde era hacer “todas las locuras posibles”. Y una de esas locuras era trabajar como actriz porno, una ocupación que le daría mucho más dinero que en cualquiera de los empleos que había buscado hasta entonces y, sobre todo, la ayudaría a divertirse. Mientras ganaba algo de pasta en una coctelería como camarera, un agente de la empresa de cazatalentos Lynx Manegement la descubrió y contactó con ella para que posara como modelo.

Tianna aceptó de inmediato.

Tianna era una chica de lo más normal. Cabello castaño, ojos oscuros, piel blanca y cara redonda. Guapa, pero entrada en carnes y con unos rasgos no excesivamente llamativos para convertirse en una estrella del porno.

taija6

Sin embargo, en la época en la que reinaban mujeres con una imagen sofisticada como Seka o bellezas espectaculares como Angel, Reilly aportaba eso que los americanos aprecian más que la belleza terrenal: podía ser la chica que te encuentras un día en un bar e intentas ligar con ella porque te parece muy maja.

En 1983, cuando aún no había cumplido los 22 años, se introdujo en la industria de entretenimiento para adultos de Nueva York y adoptó el seudónimo de Taija Rae.

taija2

Con él trabajaría en el porno los cinco años siguientes, en los que demostró un entusiasmo extraordinario tanto en las escenas de sexo como en las partes dramáticas de las películas en las que intervenía. Sin embargo, Taija era consciente de que como actriz X jamás llegaría a dar el salto al cine convencional.

Durante el rodaje de “Star Angel” se volvió a un cámara que intentaba tomar planos imposibles de ella y le espetó: “¿Te crees que estás haciendo una película real?”. Con esa actitud, en dos años se convirtió en una de las grandes promesas del porno americano, algo que no es ninguna broma si tenemos en cuenta que fue contemporánea de Traci Lords, Ginger Lynn y Amber Lynn.

Y lo hizo mientras seguía viviendo en Filadelfia y se desplazaba a Nueva York o Los Ángeles cada vez que tenía un rodaje.

En 1986, cuando comenzaba a aficionarse peligrosamente a la cocaína, decidió cambiar de imagen. Y la cagó.

taija4

taija5

Adelgazó, se tiñó el pelo de rubio y se transformó en una mujer voraz, muy lejos de la carnalidad que había exhibido en los primeros años de su carrera. Pese a que, al principio, consiguió cierto éxito, debido en gran parte a que se mudó a Los Ángeles, pronto su estrella se oscureció.

Hasta que, casi de repente, se vio forzada a abandonar la industria a causa de la precariedad de los papeles que le ofrecían. Trabajó durante un año como prostituta de lujo, con el reclamo de haber sido una estrella del porno y, más tarde, encontró un empleo como camarera en un restaurante de Las Vegas. Son las últimas noticias que se conocen de ella.

Escribir un comentario

No necesitas estar registrado para publicar comentarios, puedes hacerlo sin contraseña.
Respeta la ortografía.
Al enviar un comentario aceptas las normas de inclusión de comentarios