Experiencias: Me hacen falta pollas

Sigue chorreando el buzón de EDP. No dejan de llegar emails llenos de fantasias marranas y experiencias sexuales de nuestros lectores.

Como siempre estamos (muy) agradecidos por vuestros envíos llenos de morbo. Aquí esta uno de los muchos textos que nos inundan el e-mail, esperamos que el calor aumente en vuestros ordenadores personales…

06

Maisel estaba en su trabajo algo aburrida, comenzó a navegar en Internet con su móvil, cuando entro a mirar porno en su ordenador, se dijo a si misma: -“Uff!! me hacen falta pollas”. Luego de un rato navegando encontró mujeres calientes como ella, envidiando como disfrutaban de una polla.

Una de las escenas que estaba viendo revelaba como una mujer de mediana edad, una MILF, chupaba, lamía, mordisqueaba pollas y huevos de tres hombres negros, sus pollas estaban duras, enormes, brillaban con tanta baba que la mujer desprendía de su lengua, la escena la llevo a recordar su experiencia con hombres de color, le encantaban las enormes pollas negras, duras, calientes.

Recordó aquel verano en Benidorm, aquella discoteca de música latina, aquellos mulatos fibrados, sudorosos que bailaban a un ritmo infernal y muy muy sensual.

51ako3pmttl

Ella los observaba mientras notaba como mojaba sus braguitas, su coño empapado de su flujo, abriendo y cerrando a compasadamente sus piernas ejerciendo un movimiento de masturbación con sus muslos, se acerco a un mulato guapisimo y debido a el estado de media borrachera, se le insinuó dejando entrever sus enormes tetas que casi querían salirse de su blusa.

El mulato no perdió el tiempo y la llevó a un rincón escondido de la discoteca, allí subió su falda y metió la mano dentro de sus bragas, sonriendo al comprobar que ella tenia el coño empapadisimo, empezó pajearla, a comerle las tetas mientras ella gemía como una perra, de repente cuando ella estaba a punto de correrse, paró de masturbarla y agarrándola de la nuca la obligo a ponerse de rodillas y a meter aquella enorme polla negra en su boca, atragantandola, casi provocandole el vómito, se sentió violada bucalmente pero le encantaba y le calentaba sentirse dominada por aquel macho poseedor de aquella enorme verga…

manara_milo-permaflex-om91d300-10471_20150614_22370_189

De repente se descubrió sentada en su silla del despacho metiendo la mano en sus bragas masturbándose frenéticamente, ante la posibilidad de ser descubierta por alguien de su empresa, se levantó y entro en el lavabo, se sentó en la taza del water, se bajo las mojadisimas bragas y abrió las piernas apoyándolas en las paredes de aquel cubículo, metiendo como una posesa sus dedos en aquel coño desbordado de flujo, mientras metía cada vez mas dedos en su coño, metía también un par de dedos en su culo.

Cuando ya no pudo más aceleró el ritmo de la paja metiendo hasta el fondo sus dedos en su coño, en su culo babeando por el recuerdo cuando explotó de placer se le escapó un grito como el de una zorra en celo, retorciendose como una perra, como una puta caliente, así le gustaba que la tratasen, cuanto más rudamente mejor, mas salvajemente..así se sentía una hembra.

stampa-su-tela-coco-di-manara_pid_33_1_zoom

Tardó casi diez minutos en recuperarse de aquel orgasmo brutal, entonces guardó sus bragas en uno de sus bolsillos, abrió la puerta del baño, se arregló un poco el cabello, volvió a su puesto de trabajo. abrió la ventanilla que la ponía en contacto con el público y aclarándose la voz dijo un tono autoritario. ¡El siguiente! Mientras seguía atendiendo, recordaba y sonreía deseaba que el próximo fuese un senegalés de polla enorme, ella se ocuparía de hacer el resto…

Escribir un comentario

No necesitas estar registrado para publicar comentarios, puedes hacerlo sin contraseña.
Respeta la ortografía.
Al enviar un comentario aceptas las normas de inclusión de comentarios